Gracias a todos los que habéis compartido mañanas de cemento, tardes de carpintería y noches de pintura, sin vosotros Sa Nau no sería lo que es, ahora casa de todos.

Jaume, Claudio, Llum, Marc, Leti, Anarrosa, Luis,  Horne, Helen, Gegé y David...muchos más...y  sobre todo mis padres y todos los que han dado aliento a esta locura en el crowdfunding y de otras mil formas. Os quiero

Los espacios tienen memoria.

 

...quién diría que hasta hace no mucho ésto fue una jamonería con solera?

Después de un esfuerzo tremendo conseguimos darle una nueva vida a este espacio que hoy acoge danza para todos.